viernes, 5 de marzo de 2021

De rincones y esquinas. “Después”

 


Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca”, “Frank Malone busca venganza” y “Primer plano del fuego” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant

miércoles, 24 de febrero de 2021

De rincones y esquinas. “Ante cierto cadáver”



Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca”, “Frank Malone busca venganza” y “Primer plano del fuego” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant

Cuentos 12. “Médium” de Pío Baroja

Género: Cuento

Subgénero: Terror  / Fantasmas

Autor: Pío Baroja

Título: Médium

Año: 1899

 


Sinopsis:

“Médium” se encuadra dentro del denominado Cuento Fantástico del siglo XIX. Una corriente literaria caracterizada por el componente sobrenatural y terrorífico que impregna estas historias y que Pío Baroja tan bien supo plasmar en este breve relato en el que la locura se nos presenta como justificación de lo fantástico.

Un cuento corto, muy corto. Apenas cuatro páginas le bastan al autor para provocarnos miedo, desasosiego, terror incluso.

Una familia misteriosa, una máquina fotográfica, un espejo, un reflejo… y una sonrisa; la sonrisa de Ángeles. Sí, ya sabéis a qué me refiero. Una de esas sonrisas que no se nos describe porque resulta incensario. Una sonrisa que estremece, que pone los pelos de punta. De esas que conducen a la locura…




sábado, 20 de febrero de 2021

De rincones y esquinas. “La enfermedad”

 



Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca”, “Frank Malone busca venganza” y “Primer plano del fuego” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant

lunes, 15 de febrero de 2021

Nuevas letras. “Contempla mi lanza brillar” de Antonio López Sousa

Género: Novela

Subgénero: Fantasía

Autor: Antonio López Sousa

Título: Contempla mi lanza brillar (vol.2 de la saga “Las lágrimas de Llanto”)

Año: 2018

Podéis seguir al autor en su cuenta de Instagram: @los_libro_del_sr_lector

 

Sinopsis:

Los comienzos nunca son fáciles. Eso lo sé por experiencia. Son los peores momentos. Aquellos en los que la desesperación triunfa. Cuando piensas que todo está perdido, que nunca llegará una oportunidad que te permita sobreponerte o que te haga dejar la mala suerte atrás. Que te conceda, al menos, la libertad de decidir por ti mismo. Pero las oportunidades llegan. Cuando menos te lo esperas. Y en el momento en que una aparece, más te vale aferrarte a ella antes de que se desvanezca y la desesperación vuelva a hacerse dueña de tu alma. Los comienzos nunca son fáciles. Los míos no lo fueron. Y sin embargo, mi oportunidad apareció cuando menos lo esperaba. Aunque yo no me aferré a ella. Ella se aferró a mí. Así encontré al fin una vida. Y así, por puro azar, encontré un hogar.


“Humano”, el primer libro de la saga “Las lágrimas de Llanto”, me picó la curiosidad lo suficiente como para desear seguir conociendo las tribulaciones de este dios condenado a vivir una existencia mortal. En realidad más de una existencia; concretamente, doscientas nueve vidas tendrán que transcurrir hasta purgar los crímenes por los que fue juzgado. Una historia que devoré en pocos días y que, además de saberme a poco por su brevedad, me dejó cierto regusto amargo y desalentador debido a lo despiadadas y terribles que fueron las primeras experiencias del protagonista en el mundo de los humanos.

Llanto,  a pesar de renacer siempre en el cuerpo de un adulto, posee la indefensión de un bebé. Despojado de sus poderes divinos, ignorante del entorno en el que tendrá que desenvolverse y carente de cualquier experiencia previa en cuestiones de supervivencia, será una presa fácil para los poco caritativos humanos que habitan unas tierras aún salvajes y en las que prima la ley del más fuerte.

Un panorama desolador al que el autor pone cierto freno en este segundo volumen, “Contempla mi lanza brillar”. Por fin Llanto logrará disfrutar de una vida larga y plena. Una vida en la que experimentará lo que significa la amistad, el amor, la pertenencia a un pueblo, tener un hogar…

 

“Esa sensación de saber que estás dónde debes estar y que estás dónde quieres estar. Ese era su hogar.”

 

Pero eso no significa que se trate de una existencia fácil, relajada y pacífica. Todo lo contrario. La vida es dura en el valle de Gondulfes y la muerte se cierne sobre sus rudos habitantes con cada nueva incursión del Hombre Muerto y sus huestes.

La sexta vida de Llanto (envuelta en una preciosa y cuidada edición, obra del propio autor) viene cargada con una disfrutable mezcla de aventura, acción y batallas mil, que se lee con suma facilidad gracias a la prosa limpia y sin florituras de Antonio López Sousa. Sin duda un autor a tener en cuenta en el mundo de la Literatura Fantástica.

Si en un principio me parecía algo positivo y hasta envidiable el hecho de que Llanto recordara perfectamente todo lo vivido en sus sucesivas existencias (eso le aporta la ventaja de aprender de todas ellas y mejorar sus posibilidades de supervivencia), al final del libro eso ya no me quedaba tan claro. ¿Acaso no es también una tortura vivir doscientas vidas y tener que recordar y dejar atrás a todas aquellas personas que un día conociste y amaste? Con cada nueva vida, nuevas experiencias, nuevas gentes por conocer, nuevos mundos que explorar, nuevas culturas que asimilar… Por lo que parece, únicamente la tenue conexión con su divina familia permanecerá inmutable hasta el final de su condena. Y ese nexo de unión es algo que me gusta y del cual espero alguna importante evolución en las sucesivas entregas de la saga. Porque sí, creo que Llanto me acompañará durante mucho, mucho tiempo…

¿Qué nuevas vicisitudes le esperarán a nuestro protagonista en sus próximas vidas? No tardaré en descubrirlo en el siguiente volumen: “El hombre de las lágrimas imperecederas”.



domingo, 14 de febrero de 2021

Ilustradores 6. Wawawiwa

Andrés J. Colmenares es un ilustrador autodidacta nacido en Colombia. Wawawiwa nace en el 2010 como resultado de su obsesión por la ilustración y el humor gráfico. Sus viñetas, cargadas de  ternura y humor, no os dejarán indiferentes. Podéis disfrutarlas en:

Web: www.wawawiwacomics.com

Instagram: @wawawiwadesign


viernes, 12 de febrero de 2021

De rincones y esquinas. “Cadáveres”

 


Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca”, “Frank Malone busca venganza” y “Primer plano del fuego” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


martes, 9 de febrero de 2021

Nuevas letras. “Frank Malone busca venganza” de Francisco Santos Muñoz Rico

Género: Novela

Subgénero: Western

Autor: Francisco Santos Muñoz Rico

Título: Frank Malone busca venganza

Año: 2021

Podéis seguir al autor en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


Sinopsis:

¡Frank Malone busca venganza! Una novelilla del Oeste a la vieja usanza, como aquellas que comprábamos en los kioscos. Pero al estilo indescriptible de Francisco Santos Muñoz Rico.

Mucho plomo, acción, tipos duros y una venganza ineludible. El espíritu de Robert Howard sobrevuela estas sangrientas páginas.


Un hombre camina en solitario por el desierto de Sonora, Arizona... ¿Os resulta conocido este escenario? ¿Cuántas películas del Oeste vistas en la tele durante la infancia transcurrían por semejantes parajes? Muchas, sin duda; y se quedaron grabadas de tal manera en mi mente que el Western se convirtió, casi desde que tengo uso de razón, en uno de mis géneros favoritos.

Y mi afición se incrementó aún más gracias a las novelas de Marcial Lafuente Estefanía. Pequeñas novelas de bolsillo que alquilaba de niña en la tienda de chuches del barrio por unas pesetillas que ahorraba de la paga para tal fin. Pero, ¿sabéis que esta afición tan temprana por la lectura de este género se produjo de forma totalmente fortuita? Un domingo, en la playa, encontré tirado junto al coche de mi padre un pequeño librito maltratado y amarillento, con una ilustración de vaqueros en la portada y titulado “Pistoleros de las 

praderas”. ¿Qué más necesitaba para llevármelo a casa? Ni que decir tiene que me encantó la historia. Leía con rapidez, esperando llegar al emocionante final para conocer el destino de mi personaje favorito… ¡Y resulta que le faltaban las últimas páginas! Se las habían arrancado antes de tirar la novela. ¡Qué maldad! No me costó mucho imaginarme un desenlace, pero me habría gustado leer el que el autor había escrito. El caso es que tras esa lectura vinieron muchas más, hasta que…

Los años pasaron y el género decayó o prácticamente desapareció del mundo literario. Personalmente no había vuelto a leer ninguna historia ambientada en el salvaje Oeste hasta hoy; hasta que el prolífico Francisco Santos Muñoz Rico decidió regalarnos “Frank Malone busca venganza”. Una novela corta, como las de antes, y cuyas páginas rezuman amor y nostalgia por un género ya casi olvidado. Un digno y sincero homenaje hacia todos aquellos autores con los que tanto disfrutamos en nuestra infancia y juventud. La siempre magnífica prosa de Francisco Santos nos introduce con asombrosa facilidad en ese mundo de frontera tan conocido, y al mismo tiempo tan alejado ya de nuestra experiencia diaria. Ha agitado con precisión la coctelera del recuerdo y las palabras, para proporcionarnos el instrumento perfecto con el que pasar un buen rato: un mestizo (de blanco e india mohawk), pistoleros, venganza, revólveres, villanos, acción, tiroteos, peleas, cantinas, desierto, cazarecompensas, violencia, sangre, amor, coyotes, un señor con poncho, tomahawk... sí, también hay un tomahawk…

 

¡Leedla! Está disponible en Amazon y la disfrutareis. Yo solo espero que esta incursión del autor en el género Western sea la primera de muchas más. 



viernes, 5 de febrero de 2021

De rincones y esquinas. “El club de los ardores”

 


Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca”, “Frank Malone busca venganza” y “Primer plano del fuego” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


jueves, 4 de febrero de 2021

Momentos 30. “El beso de la mujer araña” de Manuel Puig


—Tengo una curiosidad… ¿te daba mucha repulsión darme un beso?

—Uhmm… Debe haber sido miedo que te convirtieras en pantera, como aquella de la primera película que me contaste.

—Yo no soy la mujer pantera.

—Es cierto, no sos la mujer pantera.

—Es muy triste ser mujer pantera, nadie la puede besar. Ni nada.

—Vos sos la mujer araña, que atrapa a los hombres en su tela.

—¡Qué lindo! Eso sí me gusta.

—…

—Valentín, vos y mi mamá son las dos personas que más he querido en el mundo.



Favoritos 30. El beso de la mujer araña

Género: Novela

Subgénero: Narrativa Contemporánea

Autor: Manuel Puig

Título: El beso de la mujer araña

 Año: 1976

 

Sinopsis: 

Durante la dictadura militar argentina, un activista político y un homosexual comparten la celda de una cárcel bonaerense. Para paliar la soledad y el continuo miedo a la tortura, ambos presos conversan largamente. Mientras el activista político rememora su pasado y fantasea sobre su futuro, el homosexual se aferra a una realidad diferente, romántica y soñadora.


El beso de la mujer araña, es considerada una de las mejores novelas en castellano del siglo XX.  Prohibida en los años setenta por la dictadura militar argentina, su historia fue llevada al cine en 1985 por el director Héctor Babenco. Incluso se convirtió en un musical (Kiss of the Spider Woman) de la mano de John Karner y Fred Ebb, obteniendo el premio Tony en 1993.

Leí el libro en 1997 un poco llevada por la curiosidad, después de haber leído algunas críticas más que favorables sobre él. Lo compré por unas pesetillas en uno de esos puestos de segunda mano que antes siempre podías encontrar en las calles de  cualquier ciudad. Reconozco que me enganchó desde las primeras páginas. ¿Por qué? Muy fácil. Hay cine, mucho cine entre sus páginas. Y la historia comienza precisamente con Molina contándole a Valentín, con pelos y señales, una de mis películas favoritas del cine fantástico: La mujer pantera (Cat People) el clásico de 1942 rodado por Jacques Tourneur. Después vendrían unas cuantas más: Destino (pura propaganda nazi); I Walked with a Zombie, de 1943, también dirigida por Jacques Tourneur (otro de mis clásicos imprescindibles del fantástico); y alguna otra cuyo origen desconozco.

Porque… ¿qué hacer en una celda cuando se apaga la luz y ya no hay posibilidad de realizar ninguna tarea? Los protagonistas encuentran en la conversación su mejor medio para distraerse. Me recordaba un poco a las historias que contaba mi padre sobre su infancia en el pueblo, sin luz eléctrica, cuando vecinos y familiares se reunían en alguna casa a la luz de la hoguera o de las velas para escuchar a algún adulto leer uno de los pocos libros que poseían. Una preciosa y enriquecedora costumbre que ya hemos perdido, para nuestra desgracia.

Es la voz de un ser humano, la palabra del otro, lo que mantiene a los protagonistas alejados de la soledad, el aislamiento, el miedo y el dolor que su forzado cautiverio les ocasiona. Las películas de Molina son su salvavidas, aunque cada uno de ellos las ve desde un punto de vista bien distinto.

Valentín es un joven de 26 años, idealista y de gran conciencia política. Encarcelado por oponerse al régimen, para él la revolución está por encima de los sentimientos. Cuestionará constantemente los ideales romántico que su compañero 

Molina por su parte, es un hombre de 37 años acusado de corrupción de menores. Un personaje  sensible para quien los sentimientos están por encima de cualquier cosa. Para él las buenas películas son las que describen historias de fuertes sentimientos, plagadas de amores imposibles, frustrados o no correspondido. Él, al igual que sus heroínas, moriría por amor.

El tiempo pasa lento y monótono en el interior de la celda y son ellas, las películas, las que nos ayudan a vislumbrar la evolución de unos personajes tan contrapuestos.

Las largas parrafadas de Molina se intercalan con diálogos de reconocible acento argentino; diálogos breves, concisos, cargados de miedo, soledad, traición, esperanza, amistad, ideales, sueños… Y silencios… muchos silencios… 


Tenía miedo de volver a leerla después de tanto tiempo. ¿Me seguiría gustando de la misma forma? La respuesta es: ¡SÍ! Así, con mayúsculas y en negrita. 

martes, 2 de febrero de 2021

Frases de Libros 15. F. Nietzche “Más allá del bien y del mal”

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también este mira dentro de ti.




viernes, 29 de enero de 2021

De rincones y esquinas. “Pasajera pérdida de concentración”

 


Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca” y “Frank Malone busca venganza” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


jueves, 28 de enero de 2021

Cuentos 11. “Encender una hoguera” de Jack London

Género: Cuento

Subgénero: Supervivencia / Aventura / Naturalismo

Autor: Jack London

Título: El fuego de la hoguera (To build a fire)

Año: 1908

 

Sinopsis:

La mañana avanza en una alejada región del Yukon. Un hombre, desoyendo los consejos de los veteranos, avanza a pie, en pleno invierno, por un paisaje de bosques y arroyos helados en busca del campamento donde sus amigos esperan. Solo su fiel perro lo acompaña. Unos pocos fósforos en el bolsillo son su única arma contra un frío que mata.

 

Ignorancia, temeridad, soberbia… Cualidades todas ellas peligrosas si se pretende desafiar en solitario el despiadado poder de la Naturaleza. Encender una hoguera (también se suele encontrar traducido como El fuego de la hoguera) es una historia de supervivencia, de lucha contra el tiempo; el temerario desafío de un hombre hacia un medio terriblemente hostil. Crueldad y belleza se unen en este cuento (de apenas diez páginas) a la hora de describir los maravillosos paisajes teñidos de blanco de la remota y salvaje Alaska.

Su autor es un maestro de la sencillez y la precisión en el lenguaje. Nada sobra en sus historias de hombres rudos, valientes y en ocasiones descerebrados, que lo dejaban todo atrás para alcanzar un sueño imposible: la Quimera del Oro, The Gold Rush. Una época que Jack London logró plasmar con maestría, pues él mismo había sido protagonista de ese efervescente período de la historia americana.

Un cuento que tuvo una primera versión en 1902 y que posteriormente London reescribió dotándolo de mayor carga dramática. Inquietante y a ratos, terrorífico. Una pequeña joya que no deberíais dejar de leer. 





viernes, 22 de enero de 2021

De rincones y esquinas. “Cosas que se meten en un jarrón y no se pueden volver a sacar”

 



Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina”, “El tesoro de la urraca” y “Frank Malone busca venganza” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


sábado, 16 de enero de 2021

De rincones y esquinas. "¡¡La Bestia!!





Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina” y “El tesoro de la urraca” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


lunes, 11 de enero de 2021

sábado, 9 de enero de 2021

De rincones y esquinas. "Dolor"

 


Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina” y “El tesoro de la urraca” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant


martes, 5 de enero de 2021

Cortos 4. "Guerra de regalos" de Orson Scott Card

Género: Novela Corta

Subgénero: Ciencia Ficción

Autor: Orson Scott Card

Título: Guerra de regalos (War of Gifts)

Año: 2007

 


Sinopsis:

Cuando Zeck Morgan, el hijo de un ministro puritano que lo ha educado en el pacifismo, resulta seleccionado para asistir a la Escuela de Batalla, todo son problemas. El muchacho, debido a su arraigada ideología de la no violencia acude a disgusto y se niega a intervenir en cualquier simulación de juegos de guerra. Aislado y acosado por sus compañeros, termina convertido en un paria.

La Navidad en el espacio está prohibida, toda creencia de la Tierra no puede ser expresada. La Escuela de Batalla es un espacio neutral, sin religión ni creencias, pero aparece un regalo, y todo se convierte en una confrontación entre creencias que llega a límites insospechados. Zeck denuncia que un estudiante holandés ha infringido las reglas de la Escuela sobre las prácticas religiosas, lo que desencadena un duro enfrentamiento en torno a la libertad religiosa y la ética; y en el que solo triunfará la tolerancia y la compasión.

 

Un relato corto de temática navideña (que bien podría ser un capítulo más de “El juego de Ender”) en el que los amantes de Ender Wiggin volverán a disfrutar con su portentosa capacidad de empatía y liderazgo. Un personaje que nació en un cuento corto titulado “El juego de Ender”, que más tarde se convirtió en novela con el mismo título y posteriormente se expandió hasta convertirse en todo un fenómeno denominado Enderverse. Una deliciosa curiosidad para los seguidores de esta fantástica saga.


"No sólo fueron los regalos, luego siguieron los calcetines. Nadie podía decir quién empezó, pero poco después pareció que todo regalo iba acompañado de un calcetín. Enrollado, oculto dentro de otra cosa, pero siempre en un calcetín. Nadie, por supuesto, colgaba el calcetín con la esperanza de que se lo rellenaran. Sucedía al contrario: los calcetines eran parte del regalo.

    Y el receptor del calcetín encontraba un modo de llevarlo, le estuviera bien o no. Colgando de una manga, en un pie, pero disparejo con el otro calcetín. Dentro de un traje refulgente. Asomando de un bolsillo. Sólo durante un día. Llevaban el calcetín y luego lo devolvían. Era a través del calcetín y no de la palabra que los niños verbalizaban su adhesión a la fiesta de Santa Claus. Los calcetines eran necesarios, ¿por qué?, ¿por qué eran los regalos? Unos cuantos de esos regalos consistían en poemas escritos en papel. Algunos eran sobras de comida. Sin embargo, a medida que pasaban los días, más y más regalos se tradujeron en favores: tutorías, tiempo de práctica extra en la Sala de Batalla, una cama que ya estaba hecha cuando alguien volvía de la ducha, enseñar a alguien cómo llegar a un nivel escondido de los videojuegos.

Incluso, cuando no se trataba de un regalo tangible, allí estaba el calcetín para hacerlo real."

sábado, 2 de enero de 2021

De rincones y esquinas. "Fuego"

 



Francisco Santos Muñoz Rico, poeta, novelista, escritor polifacético. Autor de las novelas: “La ciudad de los infrahombres, “El zombi, “Aquí hay monstruos”, Juego de sueños”, “Trozo de carne. El pan y la sangre”, “La asesina” y “El tesoro de la urraca” (todas ellas disponibles en Amazon). Colaborador en el blog Dentro del Monolito. Podéis seguir sus andanzas en Facebook y en su cuenta de Instagram: @franky_le_marchant

viernes, 1 de enero de 2021

Música 6. Leonard Cohen "Hallelujah"

Leonard Norman Cohen, poeta, novelista y cantautor canadiense. Uno de mis músicos favoritos. Sus canciones, auténticos poemas cientos de veces versionadas, nos hablan de amor, de política, de religión, aislamiento, libertad… Un artista único e irrepetible. Su voz, profunda, serena y conmovedora, es de las que no se olvidan, de las que relajan e invitan a reflexionar sobre la condición humana y el mundo que nos rodea. Una gran pérdida, sin duda. Falleció en 2016. 


Hallelujah

Now I've heard there was a secret chord
That David played, and it pleased the Lord
But you don't really care for music, do you?
It goes like this
The fourth, the fifth
The minor fall, the major lift
The baffled king composing Hallelujah

Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah

Your faith was strong but you needed proof
You saw her bathing on the roof
Her beauty and the moonlight overthrew you
She tied you to a kitchen chair
She broke your throne, and she cut your hair
And from your lips she drew the Hallelujah

Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah

Now, maybe there's a God above
As for me, all I have ever learned from love
Is how to shoot somebody
Who outdrew you
But it's not a cry that you hear tonight
It's not some pilgrim who claims to have seen the light
No, it's a cold and a very broken Hallelujah

Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah

Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah

Oh, people, I've been here before
I've seen this room and I've walked this floor
You see, I used to live alone before I knew you
And I've seen your flag on the marble arch
But listen love
Love is not some kind of a victory march
It's a cold and it's a very lonely Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah

There was a time you'd let me know
What's really going on below
But now, now you don't even show it to me, do you?
I remember when I moved in you
And the Holy Dove, she was moving too
And every single breath that we drew was Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah

I've done my best, I know it wasn't much
I couldn't feel, so I learned to touch
I've told the truth
I didn't come here to London just to fool you
And even though it all went wrong
I'll stand right here before the Lord of Song
With nothing, nothing on my tongue but Hallelujah

Hallelujah, Hallelujah...