lunes, 29 de enero de 2018

Aurrimar. La leyenda del Dios Errante. vol1


Género: Novela
Subgénero: Fantasía
Autor: Yolanda Martín López
Título: Aurrimar. La leyenda del Dios Errante. vol1
Año: 2017
www.aurrimar.es

Sinopsis:

—Pero… ¿por qué he nacido con estas marcas? ¿Por qué duelen tanto si son sólo… palabras? —preguntó Meda desesperado.
—¿Acaso las palabras no duelen cuando se pronuncian para herir?
—Sí, pero duelen en el alma, en el corazón… Esto es diferente. El dolor físico es real. Y tan brutal…

Meda, un joven humano marcado desde su nacimiento con unos incomprensibles símbolos impresos sobre la piel, sueña con encontrar las respuestas que den sentido a su vida y a su sufrimiento. Serán los Zurianos, habitantes del Inframundo, considerados demonios por los clanes del desierto de Zahrs, los que le pongan en ruta hacia el norte. Un viaje largo y plagado de dificultades que emprenderá en compañía de su hermano menor Karimo y de su fiel piwili, Ramita. Una aventura que les conducirá más allá de los grandes mares de dunas siguiendo las leyendas sobre el misterioso Pueblo Escrito y el oculto poder de sus palabras.



La verdad es que no me atrevo a reseñar mi propio libro pero sí que os daré unos breves apuntes sobre él tratando de no destripar la trama.
Este primer volumen consta de tres libros: Tulos, Amacram e Invierno. Tres partes bien diferenciadas, tanto por su ambientación como por su desarrollo.

Tulos es el más corto de los tres (incluso podríamos considerarlo como una especie de prólogo). En él conocemos a Meda y Karimo, dos hermanos que nos podrán en camino hacia la gran aventura que se relata en la trilogía de Aurrimar. La acción transcurre por entero en el desierto de Zahrs (salvo dos capítulos introductorios de lo que podremos encontrar en Amacram).

Amacram es una fiesta en el amplio sentido de la palabra. Los personajes se multiplican y la historia se vuelve más ágil y aventurera. El puerto de Nublia es su escenario principal.

Invierno es un libro de transición hacia el segundo volumen de Aurrimar. Los personajes que ya conocemos (y algunos nuevos) toman diferentes rumbos en sus vidas y los escenarios se diversifican. Las vicisitudes a las que se enfrentan cada uno de ellos nos ayudarán a conocerles un poco mejor.

Nota: dejad que la historia fluya en vuestras mentes. No os preocupéis por la gran cantidad de personajes que aparecen y cuyos nombres os parecerá imposible de memorizar en un principio. Cada uno de ellos cumple su función y al final les conoceréis como si fueran de vuestra propia familia. A unos les amareis, a otros les odiareis… ¡Como la vida misma!

Adictiva. Esa es una de las palabras que más repiten la mayoría de las personas que han leído Aurrimar hasta el final. Espero que os suceda lo mismo si un día decidís emprender el viaje... Y sobre todo... perdonad los fallos que sin duda jalonan esta mi primera novela.

domingo, 28 de enero de 2018

Momentos 2. "La sombra" de Hans Christian Andersen

—Escucha, amigo mío -dijo la sombra al sabio—. He llegado a ser cuan afortunado y poderoso puede ser un hombre. Ahora haré algo extraordinario por ti. Vivirás siempre conmigo en Palacio, irás conmigo en mi carroza real y tendrás cien mil escudos al año. Pero permitirás que todos te llamen sombra; no deberás decir nunca que fuiste hombre, y una vez al año, cuando me siente al sol en el balcón para mostrarme al pueblo, tendrás que tenderte a mis pies, como debe hacerlo una sombra. Has de saber que me caso con la Princesa. Esta noche será la boda.
—¡No, eso es monstruoso! -dijo el sabio—. ¡No quiero, no lo haré! ¡Sería defraudar al país y a la Princesa! ¡Lo diré todo! Que yo soy el hombre y tú la sombra. ¡Que apenas eres un disfraz!
—No lo creerá nadie —dijo la sombra—. ¡Sé razonable o llamo a la guardia!
—¡Iré a ver a la Princesa! —dijo el sabio.
—Pero yo iré primero —dijo la sombra—, y tú irás al calabozo.
Y así fue, porque los centinelas lo obedecieron al saber que iba a casarse con la Princesa.

 

Favoritos 2. La sombra



Género: Cuento
Subgénero: Fantasía
Autor: Hans Christian Andersen
Título: La sombra
Año: 1847

 

Hans Christian Andersen nació el 2 de abril de 1805 en Odense, Dinamarca. Hijo de un humilde zapatero y de una lavandera recibió de pequeño muy poca educación. Pero su padre se encargó de cultivar su imaginación contándole historias fantásticas y enseñándole a crear su propio teatro de títeres. Sin duda un gran estímulo para una mente creativa.

Suyas son algunas de las historias que han animado la infancia de generaciones de jóvenes lectores. ¿Quién no ha leído alguno de ellos? Relatos tan divulgados y conocidos que a veces son tenidos por cuentos tradicionales anónimos: El patito feo, El traje nuevo del emperador, La reina de las nieves, Las zapatillas rojas, El soldadito de plomo, El ruiseñor, El sastrecillo valiente y La sirenita
Andersen se basó para escribir sus historias en el folklore europeo. Sobre ese punto de partida construyó narraciones aparentemente ingenuas, impregnadas de un humor sutil, en las que se mezclan fantasía y realidad y en las que la vida humana aparece en su grandeza y su pequeñez. Fue el primero en dirigir obras de este género a los niños, de modo que pudieran ser apreciadas por ellos y, al mismo tiempo, mediante su contenido, su belleza y su arte, por los adultos.
Pero Hans Chistian Andersen no es sólo un escritor para niños. Es además uno de los grandes autores del cuento maravillo del siglo XIX. Y “La sombra” es sin duda uno de mis cuentos favoritos. Un maravilloso relato que os cautivará por su sencillez y su profundo mensaje.

Sinopsis: En el cuento, la sombra se separa del hombre y se encuentran de nuevo al cabo de un tiempo. Cada vez la sombra es más humana y cosecha más éxitos, mientras que el hombre, sin embargo, solo logra desgracias. Poco a poco se intercambian los roles y el hombre se convierte en la sombra del que era su sombra.

sábado, 20 de enero de 2018

Momentos 1. "Los Cantos de Hyperion" de Dan Simmons


—¿Me estás diciendo que no lo publicarás?
—No, en absoluto —sonrió mi editora—. Gracias a ti Transline ha ganado miles de millones de marcos, Martin. Lo publicaremos. Sólo digo que nadie lo comprará.
—¡Te equivocas! —grité—. No todos reconocen la buena poesía, pero hoy la leen suficientes personas para impulsar buenas ventas.
 
Tyrena no rió de nuevo, pero sonrió estirando los labios verdes.
 
—Martin, Martin, Martin... la población de gente alfabetizada ha disminuido constantemente desde los tiempos de Gutenberg. En el siglo veinte, menos del dos por ciento de la población de las llamadas democracias industrializadas leía un libro al año. Y eso fue antes de las máquinas inteligentes, las esferas de datos y los ámbitos de interfaz directa. Durante la Hégira, el noventa y ocho por ciento de la población de la Hegemonía no tenía razones para leer nada. Así que no se molestaba en aprender. Hoy es peor. Hay más de cien mil millones de seres humanos en la Red de Mundos y menos del uno por ciento se molesta en pedir copias fax de material impreso, y mucho menos en leer un libro.
—Se vendieron casi tres mil millones de ejemplares de La Tierra Moribunda —le recordé.
—Sí —convino Tyrena—. Fue el efecto Pilgrim's Progress.
—¿El qué?
—El efecto Pilgrim's Progress. En el siglo... —vaciló—. En el siglo diecisiete, en la Colonia Massachusetts de Vieja Tierra, cada familia decente debía tener un ejemplar del Pilgrim's Progress en su casa. Pero, por Dios, nadie estaba obligado a leerlo. Lo mismo ocurrió con Mein Kampf de Hitler o Visiones en el ojo de un niño decapitado de Stukatsky.
—¿Quién era Hitler? —pregunté.

Tyrena sonrió.

—Un político de Vieja Tierra que escribió algunos libros. Mein Kampf todavía está en venta... Transline renueva los derechos cada ciento treinta y ocho años.
—Bien, mira —propuse—, me tomaré unas semanas para pulir los Cantos y poner todo mi empeño.
—De acuerdo —asintió Tyrena.
—Supongo que querrás revisarlo como la última vez.
—En absoluto. Como esta vez no hay una moda nostálgica, puedes escribirlo como desees.

Parpadeé.

—¿Quieres decir que esta vez puedo conservar el verso blanco?
—Claro.
—¿Y la filosofía?
—Por favor.
—¿Y los pasajes experimentales?
—Sí.
—¿Y lo publicarás tal como lo escriba?
—Por supuesto.
—¿Hay alguna probabilidad de que se venda?
—Ni lo sueñes.

viernes, 19 de enero de 2018

Favoritos 1. Los Cantos de Hyperion

Género: Novela
Subgénero: Ciencia-Ficción
Autor: Dan Simmons
Título: Los cantos de Hyperion (The Hyperion Cantos)












Ciclo de ciencia-ficción formado por cuatro novelas:

1. Hyperion (Hyperion, 1989) Premios Hugo y Locus en el año 1990
2.  La caída de Hyperion (The Fall of Hyperion, 1990) Premio Locus de 1991 y finalista de los premio Hugo y Nebula.
3.  Endymion (Endymion, 1995)
4.  El ascenso de Endymion (The Rise of Endymion, 1997)

Comenzaré mis sugerencias de lectura con esta obra de Dan Simmons (lo cual no quiere decir que ocupe el primer lugar entre mis libros favoritos; simplemente ha coincidido que es mi lectura actual, y Vector Renacimiento, nombre elegido para este blog, es uno de los muchos planetas que aparecen en esta historia)

La sinopsis del primer libro es la siguiente:

En el mundo llamado Hyperion, más allá de la Red de la Hegemonía del Hombre, aguarda el Alcaudón, una sorprendente y temible criatura a la que los miembros de la Iglesia de la Expiación Final veneran como señor del Dolor. En vísperas del Armageddon y con el trasfondo de la posible guerra entre la Hegemonía, los enjambres éxter y las inteligencias artificiales del Tecno Núcleo, siete peregrinos acuden a Hyperion para resucitar un antiguo rito religioso. Todos son portadores de esperanzas imposibles y, también, de terribles secretos. Un diplomático, un sacerdote, un militar, un poeta, un profesor, una detective y un navegante entrecruzan sus vidas y sus destinos en un peregrinar en busca del Alcaudón y de las Tumbas de Tiempo, majestuosas e incomprensibles construcciones que albergan un secreto procedente del futuro. Sus historias personales componen una sugerente visión caleidoscópica de la compleja sociedad en la que viven y a la que, tal vez, puedan salvar.

Mi lectura:

La verdad es que decidí leer este libro un poco por casualidad. Cansada durante meses de leer y corregir mis propias historias necesitaba despejar la mente viajando a algún mundo completamente diferente y muy, muy lejano... ¡Y vaya si lo conseguí!

Una advertencia: Los Cantos no es una lectura apta para cualquier tipo de público. Incluso yo, que me considero una persona más que acostumbrada a la fantasía y a la ciencia-ficción, me encontré bastante perdida al comienzo de la historia. No lograba ubicarme en el desconcertante universo que describía el autor. Y el Alcaudón, el mítico y amenazante ser del que todos los personajes hablaban… ¡Era incapaz de imaginármelo! Buscaba una lectura ligera y rápida… y lo que encontré fue una novela densa y envolvente en la que pasados, presentes y futuros conviven en imposible armonía.

Confieso que estuve a punto de abandonar la lectura (algo que sólo he hecho dos veces en mi vida). Pero había algo… que me atrapaba sin saberlo. Creo que fue el personaje del cónsul el que consiguió retenerme. Un tipo reservado y enigmático que sin duda tenía una interesante historia que contar. ¡Y no me iba a quedar sin conocerla!
Una prosa preciosa e hipnótica nos va conduciendo gracias a las narraciones de los distintos personajes hacia las misteriosas Tumbas de Tiempo. Cada relato muy diferente al anterior, pero todos ellos enlazados por un nexo común: el Alcaudón. Como me temía, la historia del cónsul era la última, pero no me molestó en absoluto. Llegar hasta ella fue todo un placer que me permitió ir bosquejando poco a poco en mi cabeza el complejo mundo que la humanidad había formado en su Hégira por el universo. Emoción hasta el final.

“Los Cantos de Hyperion” finalizan dejándolo todo listo para que retomemos la acción en “La caída de Hyperion”, una novela que continua con la intensidad de su predecesora pero que llegado el final… ¡Bueno! El desenlace de la historia me pareció un poco farragoso y tal vez demasiado místico. Pero para nada desluce un trabajo que me parece absolutamente asombroso y deslumbrante.
Un relato que cualquier amante de la ciencia-ficción debería leer y tener en su biblioteca. Una historia repleta de imaginativos personajes y fascinantes parajes por los que dejar volar la imaginación: el Alcaudón, las Tumbas de Tiempo, las naves arbóreas de los Templarios, los enjambres éxters, los cíbridos, el río Tetis (que fluye por cientos de mundos gracias a los portales teleyectores controlados por las IAs del TecnoNúcleo), los cruciformes… Tantas y tantas cosas por descubrir… ¡Incluso tenemos alfombras voladoras!
 
 
No sé si es una obra maestra, pero yo la he disfrutado como si lo fuera. Además, me parece un precioso homenaje al poeta John Keats (que se convierte en parte muy importante de la trama) y por quien Simmons profesa sin duda devoción.
 
En cuanto a “Endymion”, el tercer libro de esta saga, y cuya acción se sitúa varios cientos de años después de los sucesos de Hyperion… De momento, decir que la lectura no me está resultando atractiva. ¡Nada que ver con los dos libros anteriores! La historia hasta el momento resulta bastante lineal y un tanto aburrida en muchos aspectos (demasiadas conversaciones y descripciones de batallas y peleas por ejemplo). Tampoco he encontrado ningún personaje especialmente carismático o interesante. Sin embargo, no puedo decir nada concluyente sobre ella puesto que no he terminado de leerla. Y tratándose de un libro de enlace con la siguiente entrega… ¡Ya veremos!


miércoles, 17 de enero de 2018

Bienvenida


 
¡Sed bienvenidos!
 

No esperéis encontrar aquí exhaustivas reseñas literarias ni sesudas disquisiciones filosóficas sobre las obras que iré comentando. Serán simples pinceladas personales de mis libros favoritos (que seguramente se complementen con películas, series, y un largo etcétera de hobbies y aficiones).

Tampoco encontrareis demasiadas novedades literarias o los grandes Best Sellers del momento. No suelen encajar demasiado en mis gustos. Disfruto con la fantasía y la ciencia ficción, pero no le hago ascos a otros géneros literarios.

Aparecerán obras de ayer, hoy y siempre. Mis lecturas pueden ir tranquilamente desde un poema de época medieval hasta el manga de más rabiosa actualidad.

¡Y por qué no! Utilizaré esta ventana al mundo para exponer mis propias historias, ya que últimamente me ha dado por la escritura. ¡Quien me lo iba a decir!

 

¿Por qué este nombre para el blog? Pues porque en estos momentos me encuentro inmersa en el universo de Hyperion creado por Dan Simmons, y Vector Renacimiento me parece un acertado nombre para un planeta en el que se salvaguardan las artes y el conocimiento en general.  

 

¡Disfrutad del viaje!