lunes, 15 de febrero de 2021

Nuevas letras. “Contempla mi lanza brillar” de Antonio López Sousa

Género: Novela

Subgénero: Fantasía

Autor: Antonio López Sousa

Título: Contempla mi lanza brillar (vol.2 de la saga “Las lágrimas de Llanto”)

Año: 2018

Podéis seguir al autor en su cuenta de Instagram: @los_libro_del_sr_lector

 

Sinopsis:

Los comienzos nunca son fáciles. Eso lo sé por experiencia. Son los peores momentos. Aquellos en los que la desesperación triunfa. Cuando piensas que todo está perdido, que nunca llegará una oportunidad que te permita sobreponerte o que te haga dejar la mala suerte atrás. Que te conceda, al menos, la libertad de decidir por ti mismo. Pero las oportunidades llegan. Cuando menos te lo esperas. Y en el momento en que una aparece, más te vale aferrarte a ella antes de que se desvanezca y la desesperación vuelva a hacerse dueña de tu alma. Los comienzos nunca son fáciles. Los míos no lo fueron. Y sin embargo, mi oportunidad apareció cuando menos lo esperaba. Aunque yo no me aferré a ella. Ella se aferró a mí. Así encontré al fin una vida. Y así, por puro azar, encontré un hogar.


“Humano”, el primer libro de la saga “Las lágrimas de Llanto”, me picó la curiosidad lo suficiente como para desear seguir conociendo las tribulaciones de este dios condenado a vivir una existencia mortal. En realidad más de una existencia; concretamente, doscientas nueve vidas tendrán que transcurrir hasta purgar los crímenes por los que fue juzgado. Una historia que devoré en pocos días y que, además de saberme a poco por su brevedad, me dejó cierto regusto amargo y desalentador debido a lo despiadadas y terribles que fueron las primeras experiencias del protagonista en el mundo de los humanos.

Llanto,  a pesar de renacer siempre en el cuerpo de un adulto, posee la indefensión de un bebé. Despojado de sus poderes divinos, ignorante del entorno en el que tendrá que desenvolverse y carente de cualquier experiencia previa en cuestiones de supervivencia, será una presa fácil para los poco caritativos humanos que habitan unas tierras aún salvajes y en las que prima la ley del más fuerte.

Un panorama desolador al que el autor pone cierto freno en este segundo volumen, “Contempla mi lanza brillar”. Por fin Llanto logrará disfrutar de una vida larga y plena. Una vida en la que experimentará lo que significa la amistad, el amor, la pertenencia a un pueblo, tener un hogar…

 

“Esa sensación de saber que estás dónde debes estar y que estás dónde quieres estar. Ese era su hogar.”

 

Pero eso no significa que se trate de una existencia fácil, relajada y pacífica. Todo lo contrario. La vida es dura en el valle de Gondulfes y la muerte se cierne sobre sus rudos habitantes con cada nueva incursión del Hombre Muerto y sus huestes.

La sexta vida de Llanto (envuelta en una preciosa y cuidada edición, obra del propio autor) viene cargada con una disfrutable mezcla de aventura, acción y batallas mil, que se lee con suma facilidad gracias a la prosa limpia y sin florituras de Antonio López Sousa. Sin duda un autor a tener en cuenta en el mundo de la Literatura Fantástica.

Si en un principio me parecía algo positivo y hasta envidiable el hecho de que Llanto recordara perfectamente todo lo vivido en sus sucesivas existencias (eso le aporta la ventaja de aprender de todas ellas y mejorar sus posibilidades de supervivencia), al final del libro eso ya no me quedaba tan claro. ¿Acaso no es también una tortura vivir doscientas vidas y tener que recordar y dejar atrás a todas aquellas personas que un día conociste y amaste? Con cada nueva vida, nuevas experiencias, nuevas gentes por conocer, nuevos mundos que explorar, nuevas culturas que asimilar… Por lo que parece, únicamente la tenue conexión con su divina familia permanecerá inmutable hasta el final de su condena. Y ese nexo de unión es algo que me gusta y del cual espero alguna importante evolución en las sucesivas entregas de la saga. Porque sí, creo que Llanto me acompañará durante mucho, mucho tiempo…

¿Qué nuevas vicisitudes le esperarán a nuestro protagonista en sus próximas vidas? No tardaré en descubrirlo en el siguiente volumen: “El hombre de las lágrimas imperecederas”.



4 comentarios: